Reconstrucción: las oportunidades de inversión en las regiones

El Consejo de Ministros aprobó hoy el plan de reconstrucción para las regiones afectadas por el Fenómeno El Niño. La versión final se publicará en el diario El Peruano, pero la versión preliminar, que la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios (ARCC) publicó el 17 de agosto, ya muestra la hoja de ruta que seguirá la reconstrucción.

En el Foro Peruano de Inversión e Infraestructura 2017, organizado por SEMANAeconómica y Seminarium, diversos especialistas discutirán la nueva generación de APP en el Perú y los retos para financiarlas. El evento se realizará el miércoles 22 y jueves 23 de noviembre.

En total, son trece las regiones identificadas para realizar obras en el marco de la reconstrucción. El diseño institucional para realizarla —desde la elaboración del plan hasta las diversas facultades del Ejecutivo en el proceso— pavimenta el camino para que el sector privado, con empresas de todo tamaño, sea un actor relevante, según un reciente análisis de SEMANAeconómica (SE 1585).

Así, la reconstrucción dependerá de Obras por Impuestos (OxI) y obras públicas ejecutadas por el sector privado. De los más de 6,800 proyectos identificados por la ARCC, prácticamente todos pueden realizarse mediante OxI. Dejar la puerta abierta para dicho financiamiento no es casualidad: es un instrumento que busca aprovechar las capacidades del sector privado para cerrar brechas básicas de infraestructura.


Oportunidad y urgencia

Incluso antes de la aprobación del plan de reconstrucción, las reacciones no se han hecho esperar. “Saga Falabella ya presentó la iniciativa de reconstrucción de pistas, veredas, alcantarillado, agua potable, drenaje pluvial y alumbrado público en un solo contrato de OxI en Piura. Son 30 km de avenidas”, cuenta José Escaffi, gerente general de AC Pública, consultora de gestión pública de APOYO Consultoría.

A inicios de junio, en La Libertad, el gobierno regional le dio luz verde a Backus para un proyecto de gestión de riesgos en la quebrada San Idelfonso, también vía OxI, por S/.120 millones. Ejecutar el proyecto tomaría 32 meses, y Backus está a la búsqueda de socios de diversos rubros, señala Escaffi. Asimismo, el BCP e Interbank también estarían preparando propuestas de OxI.

La lista de proyectos es diversa, pero los más urgentes y de mayor impacto poblacional están en cinco regiones: Piura, Lambayeque, La Libertad, Áncash y Lima. En el plan preliminar de la ARCC, la mayor asignación de presupuesto está en transportes, educación, vivienda y saneamiento, considerando todos los niveles de gobierno:

Otros sectores que también están considerados en el plan de reconstrucción son salud y agricultura. En ambos casos, Piura será la región que más presupuesto recibirá.

Para las constructoras, tanto peruanas como extranjeras, la demanda más urgente que se ajusta a su
especialidad son las carreteras y puentes. La mayoría requiere rehabilitación, especialmente en vías departamentales no concesionadas.

El objetivo de las OxI, según Pablo De la Flor, es armar paquetes: puentes, carreteras, pistas y veredas en un solo contrato. La propuesta de Saga Falabella ya sigue esa lógica. Del lado de las constructoras, la española OHL tiene como meta, desde este año, incrementar su presencia en OxI, y viene evaluando cómo participar.

Para las consultoras en ingeniería o project management offices (PMO), la ARCC ha resuelto la duda de cómo participarían. Su labor será diseñar bases, fichas técnicas, y evaluar estudios de ingeniería desde los ministerios, pues éstos tendrán unidades ejecutoras especiales que buscarán apoyo técnico en las PMO.

MWH Stantec y WSP, de Canadá, son dos PMO interesadas en participar. “Habrá varios trabajos en saneamiento para la reconstrucción. Vamos a participar. Esperamos que [los proyectos] se agrupen en algunas regiones”, dice Alberto Coya, country manager de MWH en el Perú. Queda pendiente que los ministerios diseñen sus términos de referencia para convocar a concurso a las PMO.
Inversión en vivienda

En el sector vivienda, el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento (MVCS) tendrá el liderazgo. Allí las oportunidades para las grandes inmobiliarias son más limitadas, pues se priorizarán los bonos para autoconstrucción en terrenos ya adquiridos por los usuarios o rehabilitaciones.

Ello porque las reubicaciones no serán masivas, como se estimaba inicialmente. Aunque aún no hay un número definido, “se pensó que serían decenas de miles de personas, y no será así ni remotamente”, dijo De la Flor. Según el plan de reconstrucción, sólo se requerirán 1,282 viviendas nuevas. “La oferta inmobiliaria actual ya cubre esa demanda”, comenta Marco del Río, presidente de la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI).

La oportunidad, entonces, es para las denominadas entidades técnicas del MVCS —inmobiliarias medianas
o pequeñas—, que atenderían las rehabilitaciones de viviendas o construcciones en sitio propio. Ambas suman 44,300 unidades.

2017-09-22T10:18:50+00:00